En este blog se permite fumar, aunque recomiendo no hacerlo en agradecimiento a una excelente homeópata a la que debo mucho. Se prohibirá terminantemente el día en que desaparezcan las armas atómicas, las centrales nucleares y sus residuos, la contaminación, la desertización y la pederastia. ¡Ah!, se me olvidaba, también se pueden dejar comentarios.

sábado, 24 de octubre de 2009

AMPARO


AMPARO

La roca inconmovible

de Bachicabo, erguida

sobre el pinar rebelde,

el río y las colinas,

desafiando al cielo

inmenso, en su grandeza,

y al mismísimo Sol

con recia fortaleza,

mandó guardar silencio

al bosque rumoroso,

al halcón y al milano,

al buitre y al raposo,

al viento y a la ardilla,

y tembló con el llanto

de la frágil chiquilla

alumbrada en el parto.

Te protegió su sombra,

y sus manos de fronda

acunaron tu sueño

en las noches oscuras,

y sus vacíos ojos

de pedernal agreste

lloraron grava y polvo

en aquel día triste,

cuando tu cuerpecito

fue herido y torturado

por el furor maldito

del fuego desalmado.

Manaron las entrañas

de la montaña amiga

las aguas perfumadas

con esencias floridas

que aplacaron tu sed

y bañaron tu cuerpo

y besaron tus pies

en el límpido arroyo.

Su cumbre te observaba,

atenta y vigilante,

cuando sola llorabas

pastoreando en el monte,

y el ruido misterioso

que tanto te asustaba

era su corazón

de madre enamorada.

La pétrea Bachicabo

te dio su protección,

su abrigo y su defensa:

su amparo te ofreció.

Recuerda eternamente

con alma agradecida

a esa montaña ingente

que preservó tu vida.

Estás marcada a fuego

y fuiste reforzada

por los helados besos

de piedras milenarias,

y hay en tu alma una cruz,

—como en la cumbre altiva—

que fulgirá en la luz

de roja amanecida.

Haz honor a tu nombre

recordando mañana

que aunque nacida de hombres

te ha ahijado la montaña,

y dura como roca

soporta con firmeza

las embestidas locas

del miedo y la tristeza:

así serás la ayuda;

así serás un faro

rompiendo la negrura;

así serás... Amparo.


Éste es un poema que dediqué a una buena amiga, de la cual no tengo noticias desde hace mucho tiempo. Espero que la vida, que no la trató demasiado bien durante unos cuantos años, se haya vuelto más benévola con ella.



2 comentarios:

  1. No sé que habrá pasado con mi comentario a este poema, pero trataré de repetirlo.

    Creo que tu amiga sentirá algún alivio sabiendo que que tiene un amigo, que puede escribirle semejantes versos.
    Un lujo tu poesía, compañero
    Un abrazo, Joe

    ResponderEliminar
  2. Como ya explico, hace mucho tiempo que no la veo, pero tuvimos muy buena relación de matrimonios, hasta que su marido falleció a consecuencia de un cáncer. Lo último que sé de ella es que, al cabo del tiempo, pudo rehacer su vida junto a otro hombre y parece que le fue bien. De lo cual me alegro. Un abrazote

    ResponderEliminar