En este blog se permite fumar, aunque recomiendo no hacerlo en agradecimiento a una excelente homeópata a la que debo mucho. Se prohibirá terminantemente el día en que desaparezcan las armas atómicas, las centrales nucleares y sus residuos, la contaminación, la desertización y la pederastia. ¡Ah!, se me olvidaba, también se pueden dejar comentarios.

viernes, 9 de octubre de 2009

¡PENDEJO REVIEJO...!

¡Reviejo pendejo,
que corre a las mozas
con tal entusiasmo
como el zorro joven
persigue al conejo...!
¡Pendejo reviejo,
otrora muchacho
de noches y auroras
en locos amores
allá en el concejo...!
¡Reviejo pendejo,
que no fue invitado
a la ceremonia
y con desvergüenza
se adhiere al cortejo...!
¡Pendejo reviejo,
pensando en el poyo
de junto a la higuera:
“A ésta me la cojo;
a ésta me la dejo…”!
¡Reviejo pendejo:
temblorosas manos;
brillante mirada;
momentos felices
que quedaron lejos!
¡Pendejo reviejo,
que no tiene dientes
y devoraría
a la grácil moza
del señor Alejo...!
¡Reviejo pendejo,
mirando la vida
desde su atalaya
de pliegues y huesos
como en un espejo...!
¡Disfruta tus últimos días!
¡Persigue a las mozas!
¡Levanta y vacía el porrón
cada vez que puedas!
¡Descarga el airado bastón
sobre las espaldas
de grandes y chicos!
¡Qué gran sensación...!
¡No tengas complejos!
Hagas lo que hagas,
ten por bien seguro
que todos dirán:
—¡Son cosas de viejos...!

No hay comentarios:

Publicar un comentario