En este blog se permite fumar, aunque recomiendo no hacerlo en agradecimiento a una excelente homeópata a la que debo mucho. Se prohibirá terminantemente el día en que desaparezcan las armas atómicas, las centrales nucleares y sus residuos, la contaminación, la desertización y la pederastia. ¡Ah!, se me olvidaba, también se pueden dejar comentarios.

viernes, 8 de enero de 2010

El golpeador

EL GOLPEADOR

(A mis vecinos del 3º - Septiembre 1997)

Golpea y golpea el golpeador

sus golpes de maza y de picachón,

y expresan los muros su desolación

como con redoble de un viejo tambor.

Golpea el coloso y caen las paredes

y rompe los muros, y hasta los enseres,

que inmóviles vieron mil amaneceres,

parecen mecidos por sutiles duendes.

Fragores cercanos del sol al ocaso

atruenan furiosos rompiendo el encanto

del límpido día, y acallan el canto

de las avecillas que viven al raso.

Retiembla el inmueble hasta sus cimientos

ante el rudo ataque del contumaz mazo

que incansable mueve implacable brazo

con feroz encono y sin sentimientos.

Espera el poeta -¡bendita confianza!-

que acaben los golpes y vuelva la calma,

para que el silencio, amigo del alma,

propicie poemas de paz y esperanza.

Ajeno a las iras, ajeno al furor

de las buenas gentes a su alrededor,

desde que despunta el primer albor

golpea y golpea el golpeador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario