En este blog se permite fumar, aunque recomiendo no hacerlo en agradecimiento a una excelente homeópata a la que debo mucho. Se prohibirá terminantemente el día en que desaparezcan las armas atómicas, las centrales nucleares y sus residuos, la contaminación, la desertización y la pederastia. ¡Ah!, se me olvidaba, también se pueden dejar comentarios.

viernes, 12 de febrero de 2010

¡Indios...!

El centinela del fuerte da la voz de alarma:
- ¡Los indios...! ¡Que vienen los indios...!
El sargento se acerca rápidamente y le pregunta:
- ¿Son amigos, o enemigos...?
- Pues deben de ser amigos, porque van todos juntos...



Llega un piel roja a la oficina del registro civil, y le dice al funcionario:
- !Jao!, rostro pálido; gran jefe querer cambiar nombre...
- ¡Ah!, pues muy bien. No hay ningún problema. ¿Cómo se llama usted?
- Mi llamar Estruendoso Pitido de Tren.
El funcionario anota, y vuelve a preguntar:
- Y, ¿cómo quiere llamarse?
- ¡Piiiiiiiiiiiiiii...!



Un joven jefe indio toma el mando de la tribu, pero, educado en la gran ciudad y con formación universitaria, desconfía de su capacidad para guiar a su pueblo. Unas semanas antes del invierno, los ancianos le preguntan:
- Gran jefe, ¿será duro el invierno? ¿Tenemos que recoger mucha leña para calentarnos?
El joven jefe medita durante unos segundos y responde:
- Sí; el invierno será duro. Recoged leña en abundancia.
No obstante, como no tiene las cosas claras, a los pocos días decide llamar al Servicio Meteorológico Nacional, y pregunta a su interlocutor si el invierno será duro. La respuesta que recibe es afirmativa. En consecuencia, llama a los ancianos y les ordena que organicen a los jóvenes para hacer acopio de la mayor cantidad posible de leña.
La provisión de combustible aumenta en el campamento, y es entonces cuando el jefe vuelve a telefonear al Servicio Meteorológico:
- ¿Puede confirmarme que el invierno será duro?
- Sí; sí; por supuesto. El invierno va a ser durísimo.
Preocupado por la información, el jefe vuelve a ordenar a sus guerreros que intensifiquen la recogida de leña, y poco a poco los montones van adquiriendo dimensiones colosales. Para estar más tranquilo, días antes de comenzar el invierno el joven jefe vuelve a llamar al Servicio Meteorológico:
- ¿Están ustedes seguros de que el invierno va a ser muy duro?
- Absolutamente seguros.
- Perdone, pero, ¿podría decirme qué les da tanta seguridad?
- ¡Joder!, pues que los indios están recogiendo leña como locos...



- ¡Jefe, jefe, los indios; los indios...!
- ¿Son muchos?
- Cinco mil tres.
- ¿Cómo cinco mil tres...?
- Sí; primero vienen tres, y detrás unos cinco mil.



Llega el rostro pálido al campamento medio vacío, y pregunta a una mujer:
- ¿Dónde está el gran jefe? Tengo que hablar con él.
- Gran jefe estar con bravos en gran cascada...
- ¡Ah! ¿Dónde gran cascada?
La mujer mira alrededor y señala varios puntos:
- Gran cascada un día bajo aquel pino, otro día allí en las rocas, alguna vez junto al río...



Un indio entra en la farmacia y se dirige presuroso al farmacéutico:
-¡Jao!, rostro pálido: gran jefe, no caca.
- ¡Ah!, ¿está estreñido? No se preocupe. Tome una de estas pastillas cada doce horas, y asunto solucionado.
Cuatro días después, el indio vuelve a la farmacia:
- ¡Jao!, rostro pálido: gran jefe, no caca.
- ¡Caramba!, pues sí que le ha dado fuerte. Tome estas píldoras más potentes; una cada tres horas.
Vuelve el jefe a los pocos días, y repite la cantinela:
- ¡Jao!, rostro pálido: gran jefe, no caca.
El farmacéutico le entrega unas grajeas del tamaño de un donuts:
- Tómese dos de éstas cada media hora.
Al día siguiente, el jefe, pálido y tambaleante, entra en el local y con un suspiro hecho voz dice:
- ¡Jao!, rostro pálido: gran caca, no jefe...

5 comentarios:

  1. Aunque algunos los conocía, la mayoría estan muy buenos, en particular sobresale el del servicio meteorológico, Gracias Joe, me pase un bonito rato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Hombre!, algunos son más viejos que la ría de Bilbao, pero fui a colgar precisamente el de la recogida de leña (que sí que es bueno)y me acordé de los otros. Un abrazote, Gus

    ResponderEliminar
  3. Pues yo no conocía ninguno y te imaginarás que me los he gozado como niña. El de la leña muy bueno si, también el de los 5003 qué inocente me ha parecido jajaja

    Gracias por pintarnos sonrisas en el rostro.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Pues para eso los he colgado, Liz, para que pasemos un buen rato, vosotros leyendo y yo recordando. Un saludote.

    ResponderEliminar
  5. Es la mejor narración que he visto del Gran Jefe, No Caca xDDDD

    ResponderEliminar