En este blog se permite fumar, aunque recomiendo no hacerlo en agradecimiento a una excelente homeópata a la que debo mucho. Se prohibirá terminantemente el día en que desaparezcan las armas atómicas, las centrales nucleares y sus residuos, la contaminación, la desertización y la pederastia. ¡Ah!, se me olvidaba, también se pueden dejar comentarios.

domingo, 28 de febrero de 2010

La viejecita, o Temores bien fundados

No voy a poner todo de mi cosecha. Éste, como en otras ocasiones, me lo acaban de pasar por mail, y considero un deber ineludible colgarlo en el blog, entre otras razones porque me parece muy bueno.

Un labrador lleva su camioneta al mecánico para que se la arreglen. Como no iban a poder repararla enseguida, decide volver andando a su granja, que no quedaba lejos.
Antes de salir del pueblo, se detiene en la ferretería a comprar un cubo y un bote de pintura. Luego pasa por la carnicería y compra dos pollos y un pedazo de cordero. Pero al salir de la carnicería se da cuenta de que tenía un problema: cómo llevar a su casa todo lo que había comprado.
Mientras se rasca la cabeza, se le acerca una ancianita que le dice que está perdida y le pregunta:
- ¿Me podría decir cómo puedo llegar a la granja de los Rodríguez?
El hombre le contesta:
- Bueno, en realidad mi granja está muy cerca de la de ellos. Con mucho gusto la acompañaría hasta allí, pero no sé como puedo recorrer todo ese camino llevando conmigo estas cosas que he comprado.
La anciana le dice:
- ¿Por qué no pone el bote de pintura dentro del cubo, agarra éste con una mano, se pone un pollo debajo de cada brazo y lleva el cordero con la otra mano?
- ¿Sabe que tiene razón? -le contesta el hombre, y empiezan a caminar. A los cinco minutos, el campesino dice:
- Será mejor que echemos por un atajo que pasa por ese monte. Así nos ahorramos un montón de camino.
La vieja le mira cautelosamente y responde:
- Yo soy viuda, y no tengo un marido que me defienda. ¿Cómo sé que usted, cuando entremos al monte, no me va a poner contra un árbol y me va a violar?
El hombre, sorprendido y un poco exasperado, replica:
- ¡Por Dios santo, señora!; llevo encima un cubo, un bote de pintura de cinco litros, dos pollos y un cuarto de cordero. ¿Me quiere decir cómo hago yo para ponerla contra un árbol y violarla?
A lo que la viejecita responde:
- Ponga el cordero en el suelo, tápelo con el cubo, ponga la pintura encima del cubo y yo le sostengo los pollos.

La esencia de la guerra

Todos nos hemos preguntado, en algún momento de nuestras vidas, sobre el por qué de tanta guerra. Alguien dijo que cualquier guerra -hasta las Cruzadas- tiene una motivación económica. La guerra no es la lucha de los buenos contra los malos, sino la de los ricos (por mantener sus status) contra los pobres (para que sigan siéndolo)
El soldado Mike Prysner, del ejército de los Estados Unidos, veterano de la "liberación" de Irak, nos aclara en esta conferencia, punto por punto, las dudas que pudiéramos albergar al respecto.
Es bueno que un soldado haga tales declaraciones; es bueno que los militares empiecen a dudar: puede que llegue un momento en que el Sistema que se nos ha impuesto desde la cuna, doble las rodillas, se tambalee y caiga para hacerse polvo entre el polvo, del que jamás habría tenido que salir.
Merece la pena perder unos minutos leyendo los subtítulos de este vídeo:

sábado, 27 de febrero de 2010

Evolución de la ciclogénesis "Xynthia", vista desde Vitoria

He soltado las sogas que me aseguraban a la columna del sótano, me he tomado un par de copazos haciendo de tripas corazón, y aquí estoy, dispuesto a seguir en directo la evolución de "Xynthia", infomándoos de la misma a través de este post. Teniendo en cuenta que, según tengo entendido, los momentos cruciales estarán entre las 15,00 horas de hoy y las 03,00 de mañana (hora española), centraré mis comentarios en esa horquilla de tiempo.

15,00.- Cielo cubierto. Lluvia moderada. Viento moderado del 4º cuadrante. Velocidad estimada del viento: 40 km/h.
16,00.- Nubes y claros; sin lluvia. Viento del 4º cuadrante casi en calma, con rachas de unos 20 km/h.
16,30.- Nubes y claros. Temperatura: 13,3º. Sin lluvia. Viento del 4º cuadrante de unos 40 km/h., con rachas de 60 km./h (La velocidad del viento es estimada a ojo, porque no dispongo de anemómetro) La presión atmosférica ha pasado de 1016 mb a 994 mb en 12 horas.
Seguiremos informando mientras las circunstancias lo permitan. ¡Uppssss...! (otra copita para luchar contra la climatología adversa)
17,05.- Cielo casi cubierto. Temperatura: 13,1º. Sin lluvia. Viento racheado del 4º cuadrante, con una velocidad estimada de unos 50-60 km/h. Presión atmosférica con tendencia a la baja.
18,00.- Cielo cubierto. Temperatura: 12,8º. Sin lluvia. Viento suave del 4º cuadrante, a unos 30 km/h. Presión atmosférica con tendencia a la baja.
19,00.- Cielo cubierto. Temperatura: 12,7º. Sin lluvia, aunque con nubes más negras que las pelotillas de un grillo. Viento moderado del 4º cuadrante, a unos 50 o 60 km/h. Presión atmosférica estable a 990 mb. De momento, sin problemas por aquí (me tomo otra copita de brandy; ¡salud...!)
20,20.- Cielo completamente cubierto. Ligera lluvia. Temperatura: 14,1º. Viento del 4º cuadrante, a unos 30/40 km/hora. Presión estabilizada, tendiendo a la baja.
21,00.- Cielo cubierto. No llueve. Temperatura: 14,6º. Viento del 4º cuadrante, a unos 40/60 km.hora. Presión atmosférica estabilizada a 989 mb. En principio, "Xynthia" no está golpeando duramente a Vitoria. Según informaciones recientes de TV, la tormenta está pasando ahora sobre el País Vasco, y los principales problemas se están dando en Vizcaya y Guipúzcoa. Parece ser que en algunos momentos el viento ha superado los 90 km/h. en Vitoria, pero donde yo resido no se han observado problemas. Ahora se dice que la fuerza del viento aumentará desde ahora hasta la 01,00 de la madrugada. Veremos. De momento, aquí no pasa nada.
22,15.- Cielo despejado, con Luna casi llena. Temperatura: 15,9º. Viento del 3er. y 4º cuadrantes, a una velocidad de la leche. Acabo de llegar de la calle; el viento me frenaba al caminar y el ruido resulta a veces casi ensordecedor. Presión estabilizada a 989 mb.
23,05.- Nubes y claros. Temperatura: 14,2º. Vientos del 3er. y 4º cuadrantes, a una velocidad del copón. Presión atmosférica 993 mb y subiendo. Se aconseja a las señoras que hayan estado hoy en la peluquería que se queden en casa. Por cierto, que se me olvidaba, me acabo de comer unas rosquillas que hizo ayer mi señora; me he tomado un copazo de pacharán, y esta ciclogénesis explosiva empieza a parecerme una brisa.
23,22.- Un tiesto con su geranio se han ido a tomar por el santo culo (con perdón) Menos mal que no ha caído a la vía pública. El tiesto, muerto; el geranio se recuperará.
00,08.- Casi despejado. Temperatura: 12,3º. Viento fuerte del 4º cuadrante, con rachas que probablemente superan los 100 km/h., pero amainando. Presión atmosférica: 996 mb y subiendo. Creo que la borrasca empieza a alejarse. Me voy a dormir. Buenas noches a tod@s
00,18.- Lo de amainando ha sido más un deseo que una apreciación exacta. De momento, sigue soplando de narices. Ahora sí que me largo a los 2 metros horizontales. Mañana os contaré brevemente cómo ha terminado la cosa (si no me lleva el huracán, claro...) Chao.

Domingo, 10,15 am.- ¿A que no dabais un euro por mi pellejo...? Pues aquí estoy, vivito y coleando. Pero, ¡qué horror! Lo primero que he hecho al levantarme ha sido, lógicamente, asomarme a la ventana... ¡y la ciudad había desaparecido! ¡No podía creerlo! Me he restregado los ojos con fuerza, he vuelto a mirar... ¡y todo estaba igual que ayer, gracias a Dios! Han sido las legañas (como medio kilo en cada ojo), que no me dejaban ver. Ha salido el sol; los pajaritos cantan; la presión sube, y "Xynthia" se ha ido para Francia, donde está causando ya numerosos problemas. Aquí, en el País Vasco, la cosa ha sido fuerte pero sin llegar al desastre general. Termino este post pensando (con una sonrisa irónica en los labios) que aún hay gente que no cree en el cambio climático. Los hay duros de mollera, ¡coño!

viernes, 26 de febrero de 2010

Llega una ciclogénesis explosiva

Se nos echa encima una tremenda ciclogénesis explosiva, que creo es lo mismo que cuando decíamos "¡coño, que ventarrón!" pero a lo bestia.
Estamos en alerta roja.
Las autoridades competentes dicen que la situación está controlada y que no nos preocupemos, o sea que me parece que tenemos que preocuparnos a tope.
He puesto en seguro a los canarios; he atado a mi suegra al sillón del salón; he besado a mi mujer, quizá por última vez, y me he bebido la botella de brandy de Jerez para evitar que el vendaval la malogre.
Sólo me falta ponerme a bien con Dios, pero eso lo dejaré para los últimos momentos, porque estoy seguro de que hasta que llegue la ciclogénesis de los cojones pecaré bastante más.
Probablemente, éste será mi último mensaje, queridos amigos. Han sido muchos los momentos felices que hemos compartido, y lamento que un fenómeno natural acabe con nuestra amistad. Desde mi lugar en la otra realidad (me tomo otra copita) os recordaré, y espero que vosotros me recordéis también. Es tanto el pánico que los medios de comunicación están sembrando entre las buenas gentes, que como este ciclón no nos arrase por completo vamos a quedar muy decepcionados. Pero, bueno, por la forma en que nos están dando el coñazo, me temo que estamos ante el fin del mundo conocido, por lo menos en el País Vasco.
De todas formas, qué bonito es poder saber con antelación cuándo va uno a entregar la cuchara al Soberano. Nosotros lo haremos mañana, sábado, entre las 3 de la tarde y las 3 de la madrugada (del domingo, claro), sucumbiendo ante el embate de vientos de hasta 160 km/h. Me he metido piedras en los bolsillos; me he puesto el patito de goma en torno a la cintura (por si las lluvias) y he desempolvado el santo rosario que guardaba en un cajón del comodín. Creo que estoy preparado.
Si no volvemos a leernos, adiós.
Y si volvemos, me van a oír los putos servicios de meteorología y las jodidas autoridades.

Corazón de acero

Con las manos desnudas

rasgué un día mi pecho,

y extraje un corazón que palpitaba

anhelando vivir,

mas medio muerto.

Demasiado dolor;

demasiada amargura;

demasiada miseria

en este mundo

para que aguante, ufano,

el frágil corazón de un vagabundo.

Crucé la puerta osado

que lleva al más allá,

y caminé esforzado,

portando el corazón

sobre mi mano,

hasta encontrar

la fragua pavorosa de Vulcano.

Fórjame un corazón

—pedí al herrero—.

Fórjame un corazón

de sangre y fuego,

capaz de resistir la acometida

de ese toro furioso que es la vida;

un corazón tenaz y resistente

que transmute mis actos de cobarde

en gestas de valiente.

Ahora enfrento sereno

la cruel adversidad

con ánimo templado.

Observo, descentrado,

la furia de los hombres,

sus vicios y pecados,

y nada me conturba,

ni el llanto solitario,

ni el rugir de la turba.

Veo la luz del sol

de otra manera,

ajeno por completo

a sueños de conquista

o a quimeras.

De pie sobre la Tierra

el eterno futuro calmo espero,

repleto de confianza,

porque late en el fondo de mi pecho

un corazón de acero.

jueves, 25 de febrero de 2010

¡Fasinante...!

Cuando la televisión emitía programas de cierta calidad (hace muchos años), había una serie de ciencia-ficción que me encantaba (siempre he sido un crío); era "Star Trek". Entre sus protagonistas, aunque todos lo hacían divinamente, mi preferido era el señor Spock. El señor Spock era vulcaniano, lo que en el Universo debe ser algo así como un británico en la Tierra, porque el tío se mostraba imperturbable y casi mudo ante cualquier situación, fuera divertida, protocolaria o peligrosa. Por ejemplo, las fuerzas enemigas atacaban a mogollón; las defensas cedían; el reactor de la nave estaba a punto de estallar y apenas quedaba oxígeno, y alguien informaba al señor Spock de estos detalles; entonces él, sin mover una ceja, exclamaba por todo comentario: "¡Fasinante...!" (Traducción: fascinante)
¿A qué viene esta historieta?, se preguntarán ustedes con toda la razón del mundo y parte del extranjero.
Viene a cuento de unas declaraciones que ha hecho hoy a la Prensa el portavoz de la Conferencia Episcopal Española, el jesuita y obispo don Juan Antonio Martínez Camino, en relación con la nueva Ley del Aborto, que está redactada y lista para ser sancionada por el rey don Juan Carlos, y que probablemente será promulgada a finales de este año. Como las jerarquías de la Iglesia Católica española amenazaron con la excomunión a los diputados (católicos, claro; a los otros les da lo mismo) que votaran a favor, hoy los periodistas han preguntado a su ilustrísima Martínez Camino si también será excomulgado el rey, lo que ha provocado una descomunal salida por la tangente de su eminencia, que ha venido a decir que el rey es un caso muy particular, y que su posición es completamente diferente a la de los parlamentarios que han dado origen al problema votando a favor, cuando podrían haberlo hecho en contra.
Yo estoy convencido de que el rey tiene bastante desarrollado el sentido del humor, y me imagino que, a pesar de lo complicado de la situación político-religiosa que se le presenta, en algún momento habrá comentado con su esposa algo parecido a esto:
- Sofía, estos señores de la Conferencia Episcopal son la leche...
Y tiene toda la razón del mundo. Pongamos un ejemplo (aunque las comparaciones sean odiosas): Han fusilado a trescientos prisioneros, participando en los hechos veinte soldados, un capitán, un coronel, un general y el presidente del Gobierno que firmó las sentencias. Que quede claro que todos ellos podrían haberse negado, pero habrían tenido que sufrir las consecuencias por rebelarse ante la orden de sus superiores. Se abre una investigación para depurar responsabilidades, y se condena a los soldados, al capitán, al coronel y al general, pero al presidente se le invita a una ración de mejillones en un chiringuito de la playa y se le renueva el mandato por treinta años.
Pues, según mi humilde criterio, eso es lo que ha venido a decir monseñor Martínez.
¡Fasinante...!

miércoles, 24 de febrero de 2010

¡Torpedo a estribor...!

Segunda Guerra Mundial. Destructor soviético en aguas del Mar Báltico, navegando a toda máquina. Viernes. Poco antes del té.
De pronto, el capitán observa que un torpedo se aproxima al navío a gran velocidad. Ante la inminencia del impacto, llama al primer oficial a toda prisa, y le dice:
- Primer oficial, nos van a hundir con un torpedo. Prepara a la tripulación para lo peor.
- Da, da, tovarich capitán. Tú tranquilo.
El primer oficial reúne a la tripulación en el castillo de proa y les dice:
- Vosotros sabéis que soy un tío cojonudo...
- ¡Da, da; sí, primer oficial! ¡Eres un tío cojonudo...!
- Soy capaz de hacer cualquier cosa...
- ¡Sí, primer oficial; puedes hacer cualquier cosa...!
- ¡Soy capaz de hundir este barco con el pene...!
Ante esta afirmación, los tripulantes se mondan de risa y abuchean:
- ¡Buuuuu; buuuuu...!
El primer oficial comprueba que el torpedo está a punto de impactar contra el casco, se abre la bragueta, se saca el pene, cuenta uno, dos y tres, y golpea con enorme fuerza contra el suelo metálico. Se escucha una tremenda explosión y el barco se va a pique. Poco después, ya en el agua, el capitán se acerca nadando al primer oficial, que flota agarrado a un bidón:
- ¡Primer oficial, cabrón: el torpedo pasó de largo...!

Automóviles sin indicadores de dirección

Ahora que Toyota se encuentra inmersa en el proceso de revisión de no sé cuántos miles de vehículos, por algún defecto de fabricación, podría unirse a las restantes marcas y ponerse todas de acuerdo para estudiar (y emitir un informe definitivo sobre el asunto) por qué a los automóviles no les funcionan los intermitentes. Es cierto que en muchos de los coches antiguos no van, pero en los nuevos modelos la proporción se acerca al 95%. ¿Será que se está eliminando este sencillo y práctico sistema de los vehículos? ¿Será que los usuarios se han vuelto tan huevazos e inconscientes que ya ni se molestan en marcar los cambios de sentido?
Es cierto que las Autoridades establecen periódicamente controles sobre el uso de los intermitentes, pero no es menos cierto que es rarísimo ver algún vehículo que los encienda, como no sea para indicar que está detenido en doble fila, y que el propietario volverá enseguida dentro de 15 minutos.
Lo peor de todo es que aquéllos que debieran dar ejemplo (porque son los que ponen las multas), también se saltan la cuestión a la torera. Hoy he coincidido con mi coche detrás de otro de la "Ertzaintza" (Policía Autónoma Vasca), concretamente la unidad E-1912, en un trayecto de varios centenares de metros. Antes de irnos por calles diferentes, hemos entrado en tres cruces: el vehículo policial no ha señalado la maniobra en ninguno de estos cambios de sentido.
Utilizaré esta información en el pliego de descargo de mi próxima multa. ¿Creen ustedes que servirá para algo?

martes, 23 de febrero de 2010

El apóstol de los "ménages á trois"

Mi difunto padre tenía un dicho que viene como anillo al dedo para centrar este delicado asunto: "Está el tiempo mentecato; anda la sardina detrás del gato". Cierto es que también podríamos utilizar aquél de "Consejos vendo, y para mí no los tengo", y hasta "Una cosa es predicar, y otra dar trigo", aunque probablemente el más adecuado, el absolutamente válido, sea el que nos dejó el Cristo: "Amaos los unos a los otros como yo os he amado". Sin bromas. Como debe ser. Aunque nos cueste un huevo y la yema del otro practicarlo.
Parece ser que el padre Samuel Martín, párroco de las poblaciones toledanas de Noez y Totanés, se ha gastado unos 17.000 euros que pertenecían a las cofradías de Semana Santa, en llamadas a líneas eróticas y páginas pornográficas de Internet. Además, este buen pastor ofrecía sus servicios como macho ibérico por medio del siguiente anuncio en la Red: "Héctor; hombre heterosexual para mujeres y parejas. 30 años. En Toledo capital. Fotos reales. Bien dotado (15 cm) para tu placer y felicidad. 15 minutos 50 euros, 30 minutos 75 y una hora 120 euros. Estoy abierto a todo excepto al sado. Hoteles y domicilios. 24 horas"
Menos mal que las monjitas de clausura no se enterarán de estas cosas...
¡Hombre!, hay que reconocer que la carne es débil y el pescado caro. No seré yo quien tire la primera piedra, ni mucho menos, porque aunque madurete todavía me gusta echar una canita al aire de vez en cuando, y hasta reconozco (mea culpa) un cierto disfrute con el cine porno (si la película es buena, mucho) Pero, ¡coño!, yo no soy sacerdote católico, ni párroco de dos pueblos, ni me ofrezco en Internet para formar tríos, ni les he levantado a los colegas 17.000 euros.
Mentiría al decir que soy agnóstico, sin embargo no lo hago al manifestar que el único líder religioso que me merece un profundo respeto es el Dalai Lama. Así de claro. Por lo tanto, estos asuntos no me influyen en absoluto, porque tengo por cierto que los hombres somos capaces de las máximas heroicidades y de las más terribles villanías. Errar es de humanos, y el padre Martín es humano hasta los tuétanos, evidentemente. Así que si devuelve la tela (él o quien sea), se disculpa y se dedica al sexo como profesional en lugar de a confesar beatas, por lo que a mí respecta aquí no ha pasado nada.
De lo malo malo, prefiero un cura apóstol del ménage á trois y profesional del sexo, antes que un pederasta traicionero escondido en un confesionario.


Daños colaterales: 27 civiles muertos en Afganistán

Una vez más (y van tropecientas taitantas), las fuerzas democráticas y liberadoras del occidente civilizado se han cargado en Afganistán a un montón de personas inocentes, porque viajaban en microbús (no hay otra explicación) Moraleja: Si en zona de conflicto estás, en limusina viajarás; y si eres talibán, con más razón lo harás.
No acierto a comprender este tipo de errores, que sólo se pueden producir si a los que disparan les importa un huevo dónde caigan los proyectiles o las bombas. Este servidor de ustedes, licenciado como Cabo de Caballería del Grupo Ligero VI antes de que naciera el Capitán Trueno, disparó en su tiempo pistolas, ametralladoras, fusiles automáticos y lanzagranadas; bebió kilolitros de peleón y cubalibre; fumó centenares de puros durante el servicio (aunque estaba prohibido, creo) y peló más guardias que la famosa Madelón, pero jamás lesionó con su fuego a un amigo, entre otras razones porque me habrían cortado los huevos al amanecer.
El general McCrystal, jefe de las fuerzas de la OTAN en Afganistán, ha pedido excusas al Gobierno de aquel país, y ha declarado que se abrirá una investigación. El Secretario de Defensa de los Estados Unidos de Norteamérica, el señor Robert Gates (Roberto Puertas, para los amigos), ha dicho que estos incidentes son inherentes al conflicto y parte de lo que "hace la guerra tan horrible" (pero como creo que lo ha dicho ante un micrófono, lejos del lugar de los hechos y tan tranquilo, mejor no hacerle demasiado caso)
Comprendo que los pilotos vayan pensando en el "chichi" de su novia (o en el pene de su prometido, me da lo mismo) mientras proceden a la masacre, en cumplimiento de las órdenes recibidas; entiendo la postura del general McCrystal y concedo la razón al señor Gates. No obstante, propongo una solución de compromiso que estoy seguro contribuirá notablemente a evitar este tipo de incidentes: a partir de ya, todos aquellos que tengan alguna responsabilidad en sucesos similares serán castrados a cuchillo (para las señoras pilotos habrá que establecer un castigo equivalente, a estudiar), y pedirán disculpas en público con los huevos en la mano izquierda, a la altura del corazón, y la mano derecha pegada a la sien, en posición de saludo militar.
¡Y ya está...!

Don Francisco Camps al borde de la pobreza

¡Dios mío!, qué cosas tiene la vida. No gana uno para sustos, la verdad. Ahora que parece que empezamos a remontar la dichosa crisis, me llega una noticia que me parte el corazón: el presidente de la Generalitat valenciana, don Francisco Camps, ha declarado que sus bienes terrenos son la mitad de un piso por un valor catastral de 110.000 euros, un automóvil "Saab" del año 1.995, una cuenta propia con 905 euros, y otra compartida (suponemos que con su esposa) que arroja un saldo de 1.389 euros, a lo que hay que añadir un plan de pensiones (previsor, el hombre) de 8.309 euros.
Es que se me ha caído el alma a los pies. Llegar a la inevitable conclusión de que un humilde trabajador medio tonto como yo, ha conseguido en este perro mundo mucho más que un político, que ha puesto su vida entera al servicio del pueblo, me parte el corazón. La vida es cruel. ¡Y pensar que el señor Camps estuvo injustamente involucrado en el caso Gurtel...! ¡Y pensar que su pobre y trabajadora esposa se deja la vida diariamente en una humilde farmacia valenciana, mientras él se parte el alma en pro de las buenas gentes de su comunidad, de España entera, y aun del extranjero de fuera...!
Dios todopoderoso tenga piedad de sus almas, les bendiga y les dé la paz eterna.
Lo que más me jode son dos cosas (las de siempre): que se quedan con la pasta impunemente, y que encima nos toman por imbéciles. ¡Claro que no somos idiotas! El problema es que se protegen con las leyes que ellos mismos elaboran... y se saltan a la torera cuando les viene en gana.
¡A las barricadas...!
Algo huele a podrido en Dinamarca, y en España apesta...

lunes, 22 de febrero de 2010

Uno de aceitunas

Otro que me acaban de pasar por correo electrónico. Es malo con avaricia (¿eh, Goitzane?), pero me ha hecho tanta gracia que aquí está:


Van dos aceitunas por la calle. Una de ellas se cae y empieza a dar gritos:
- ¡Ay; ay; ay...! ¡Qué dolor...!
Su compañera se acerca preocupada, y pregunta:
- ¿Qué te pasa? ¿Qué te has hecho?
- ¡Creo que me he roto un hueso...!
- Pero, qué dices...; ¡si eres de anchoa...!

domingo, 21 de febrero de 2010

El dedo de don José María Aznar

Son muchos los dedos famosos que podemos encontrar a lo largo de la historia, reales o de ficción: el de la fortuna; los del Señor y Adán en la Capilla Sixtina de Miguel Ángel; el de E.T.; el de Cristóbal Colón, en Barcelona... A todos éstos (más lo que me haya dejado en el tintero), hay que añadir ahora el dedo corazón de don José María Aznar, ex-presidente del Gobierno español, mostrado por el político a un grupo de estudiantes, en Oviedo (Asturias), en inequívoco e internacional gesto que denota el deseo del actuante de que los perceptores de la señal se vayan a tomar por el santo culo. Lo cual, en principio, no es algo excesivamente punible, y sí bastante habitual entre verduleras, camioneros, automovilistas y gente de mal vivir (como yo). Ahora bien, que don José María Aznar se muestre públicamente a la altura del barro me parece lamentable, y me hace pensar en dos posibilidades: ha caído tan bajo por mor de invencibles y adversas circunstancias, o bien ya estaba y siempre ha estado ahí. Por supuesto, el gesto del señor Aznar, aparte de recorrer a la velocidad de la luz el mundo entero, ha contado con la respuesta inmediata de defensores y detractores, cuyos más o menos afortunados comentarios carecen de importancia
-desde mi punto de vista-
, porque lo hecho, hecho está... Como la mujer del césar, las jerarquías del Estado no sólo deben ser honestas y parecerlo, sino que, además, han de dar ejemplo de vida a sus conciudadanos. Si no son capaces, que se pongan a trabajar de albañiles o de atracadores de Bancos (rechazando previamente todas sus notables, y por lo general inmerecidas, prebendas)
Y ya está.

jueves, 18 de febrero de 2010

La vieja dama (alegoría)


La vi venir de frente

por la acera,

como escupida del fondo

de la noche

por duendes y quimeras.

La luz de una farola

me mostró

aquel rostro arrugado,

en el que ardían

dos ojos sobrehumanos.

Alta como el azor

en vuelo;

más que delgada, flaca;

canosa, mal vestida

y encorvada,

con paso vacilante llegó a mí,

y hundí mi corazón

en la negra profundidad

de aquellos ojos.

Arrastraba los pies

al caminar,

y encontró la baldosa

traicionera.

Como un gato salté,

impidiendo -¡seguro!- una grave

fractura de cadera.

- ¿Necesita mi ayuda?

- La tuya y la de todos.

- A su servicio quedo.

- Eso dijeron muchos,

igual pobres que ricos,

mas lo que soy

hicieron

con sus funestas obras…

y aquí estoy.

- Discúlpeme, señora,

la osadía,

pero en usted percibo

un aire familiar

y cierto parecido

con mi tía.

¿Puedo saber su nombre?

Me miró de hito en hito

y sonrió,

reiniciando su caminar

errante.

Escuché sus palabras

como roce de viento

en mis oídos;

cual murmullo del mar

en caracola

o caricia mortal,

siniestra y fría:

- Mi apellido, Española;

mi nombre, Economía.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Cuchillos y cuchilladas

Un hombre ha sido detenido por la Policía Autonómica Vasca ("Ertzaintza"), en Abanto (Vizcaya) por perseguir a su ex pareja y al acompañante de ésta, profiriendo amenazas de muerte y obligándoles a refugiarse en un bar.
Pero eso no es lo bueno.
Lo bueno es que el individuo en cuestión era portador de ocho cuchillos y una tijera.
Lo de la tijera pase, porque lo mismo el buen hombre era sastre, pero lo de los cuchillos, ¿a quién se le ocurre?, con lo que molestan... Claro que comprendo que si decides asesinar a alguien hay que asegurar el golpe. Por eso no me parece del todo una mala idea (pese a la incomodidad) llevar ocho cuchillos, en previsión de que alguno falle al ser utilizado. Es más, yo, en su caso, puede que me hubiera armado con un par de docenas, por si las moscas. El problema es que resulta demasiado molesto y complicado acuchillar a uno, dejarle clavado el cuchillo, sacar otro, clavárselo, echar mano de uno nuevo, hundírselo en el pecho..., y así hasta ocho, o doce, o veinticuatro, o los que lleves encima. Es incómodo y muy cansado. Además, no puedes alegar enajenación mental transitoria, y encima te añadirán alevosía y premeditación.
Yo pediría a las fábricas de armas blancas que vayan estudiando la posibilidad de poner en el mercado el cuchillo de repetición, que ahorraría muchos problemas a la comunidad, sobre todo a la criminal.

domingo, 14 de febrero de 2010

Esos locos bajitos

Éstos me los acaba de pasar una buena amiga asturiana, diciéndome que quizá fueran interesantes para colgarlos en el blog... ¡Pues claro que los son, Adela!




Profesor: ¿Qué debo hacer para repartir once patatas entre siete personas?
Alumno: Puré, señor profesor.


Profesor: Joaquín, diga el presente del indicativo del verbo caminar.
Alumno: Yo camino, tú caminas, él camina…
Profesor: ¡Más deprisa!
Alumno: Nosotros corremos, vosotros corréis, ellos corren.

Profesor: Llovía, ¿qué tiempo es?
Alumno: Es un tiempo muy malo, señor profesor.

Profesor: ¿Cuántos corazones tenemos nosotros?
Alumno: Dos, señor profesor.
Profesor: ¿Dos?
Alumno: Sí; el mío y el suyo.

Dos alumnos llegan tarde a la escuela y dicen como justificación:
El 1º: Me he despertado tarde. He soñado que fui a la Polinesia y el viaje ha durado mucho.
El 2º: Y yo me he ido a esperarle al aeropuerto.

Profesor: Paquito, diga cinco cosas que contengan leche.
Alumno: Sí, señor profesor: un queso y cuatro vacas.

Profesor preguntando en un examen oral a un alumno de Derecho : ¿Qué es un
fraude?
Contesta el alumno: Un fraude es lo que está haciendo usted.
El profesor indignado: ¿Cómo es eso?
Dice el alumno: Según el código penal, comete fraude todo aquél que se aprovecha de la ignorancia del otro para perjudicarle.

Profesora: María, señala en el mapa dónde queda América del Norte.
María : Aquí está.
Profesora: Correcto. Ahora los demás respondan: ¿quién descubrió América?
Los demás: ¡María...!

Profesora: Juanito, dime con sinceridad, ¿rezas antes de las comidas?
Juanito: No, señora profesora; no lo necesito: mi madre es buena cocinera.

Profesora: Arturo, tu redacción “Mi perro” es exactamente igual a la de tu hermano. ¿La has copiado?
Arturo: No, profesora, es que el perro es el mismo.

Profesora: Carlitos, ¿qué nombre se da a una persona que continua hablando aunque los demás no estén interesados?
Carlitos: Profesora.

¡A mí la Legión...!

Éste también lo acabo de recibir hace poco. A que es bueno, ¿eh?



Monta un señor en el tren en Madrid, y al rato se escucha por megafonía:

- ¡Atención señores viajeros: por problemas técnicos este tren no podrá realizar parada en Córdoba...!

Oído lo cual, el señor se pone a llorar. Entonces, el viajero que va enfrente le pregunta por qué llora.

- Pues es que me voy al entierro de mi padre, en Córdoba, y han dicho que el tren no va a parar allí.

- Tú, tranquilo... Por mis cojones y por la Legión que tú te bajas en Córdoba. No te preocupes: cuando estemos en el andén de la estación de Córdoba, te agarro por la cabeza, te saco por la ventanilla, y empiezas a correr en el aire, y luego te suelto y así, al ir corriendo, no te caes al suelo, que así nos tiramos de los vehículos en marcha en la Legión.

- ¡Ah!, vale; de acuerdo. Así lo haremos -acepta el viajero.

Al llegar a Córdoba realizan la operación como habían previsto, y el hombre aterriza corriendo en el andén sin mayores problemas.

Cuarenta minutos más tarde el legionario se va a la cafetería del tren, y allí ve al hombre, otra vez llorando.

- ¡Mecagüen la leche!, pero, ¿qué haces aquí, si yo te dejé en Córdoba...?

- Ya - responde el tipo, compungido - pero tres vagones más atrás viajaba un compañero tuyo que, al verme correr por el andén, sacó su brazo por la ventanilla y dijo:

- ¡Por mis cojones y por la Legión que este tren tú no lo pierdes...!


viernes, 12 de febrero de 2010

¡Indios...!

El centinela del fuerte da la voz de alarma:
- ¡Los indios...! ¡Que vienen los indios...!
El sargento se acerca rápidamente y le pregunta:
- ¿Son amigos, o enemigos...?
- Pues deben de ser amigos, porque van todos juntos...



Llega un piel roja a la oficina del registro civil, y le dice al funcionario:
- !Jao!, rostro pálido; gran jefe querer cambiar nombre...
- ¡Ah!, pues muy bien. No hay ningún problema. ¿Cómo se llama usted?
- Mi llamar Estruendoso Pitido de Tren.
El funcionario anota, y vuelve a preguntar:
- Y, ¿cómo quiere llamarse?
- ¡Piiiiiiiiiiiiiii...!



Un joven jefe indio toma el mando de la tribu, pero, educado en la gran ciudad y con formación universitaria, desconfía de su capacidad para guiar a su pueblo. Unas semanas antes del invierno, los ancianos le preguntan:
- Gran jefe, ¿será duro el invierno? ¿Tenemos que recoger mucha leña para calentarnos?
El joven jefe medita durante unos segundos y responde:
- Sí; el invierno será duro. Recoged leña en abundancia.
No obstante, como no tiene las cosas claras, a los pocos días decide llamar al Servicio Meteorológico Nacional, y pregunta a su interlocutor si el invierno será duro. La respuesta que recibe es afirmativa. En consecuencia, llama a los ancianos y les ordena que organicen a los jóvenes para hacer acopio de la mayor cantidad posible de leña.
La provisión de combustible aumenta en el campamento, y es entonces cuando el jefe vuelve a telefonear al Servicio Meteorológico:
- ¿Puede confirmarme que el invierno será duro?
- Sí; sí; por supuesto. El invierno va a ser durísimo.
Preocupado por la información, el jefe vuelve a ordenar a sus guerreros que intensifiquen la recogida de leña, y poco a poco los montones van adquiriendo dimensiones colosales. Para estar más tranquilo, días antes de comenzar el invierno el joven jefe vuelve a llamar al Servicio Meteorológico:
- ¿Están ustedes seguros de que el invierno va a ser muy duro?
- Absolutamente seguros.
- Perdone, pero, ¿podría decirme qué les da tanta seguridad?
- ¡Joder!, pues que los indios están recogiendo leña como locos...



- ¡Jefe, jefe, los indios; los indios...!
- ¿Son muchos?
- Cinco mil tres.
- ¿Cómo cinco mil tres...?
- Sí; primero vienen tres, y detrás unos cinco mil.



Llega el rostro pálido al campamento medio vacío, y pregunta a una mujer:
- ¿Dónde está el gran jefe? Tengo que hablar con él.
- Gran jefe estar con bravos en gran cascada...
- ¡Ah! ¿Dónde gran cascada?
La mujer mira alrededor y señala varios puntos:
- Gran cascada un día bajo aquel pino, otro día allí en las rocas, alguna vez junto al río...



Un indio entra en la farmacia y se dirige presuroso al farmacéutico:
-¡Jao!, rostro pálido: gran jefe, no caca.
- ¡Ah!, ¿está estreñido? No se preocupe. Tome una de estas pastillas cada doce horas, y asunto solucionado.
Cuatro días después, el indio vuelve a la farmacia:
- ¡Jao!, rostro pálido: gran jefe, no caca.
- ¡Caramba!, pues sí que le ha dado fuerte. Tome estas píldoras más potentes; una cada tres horas.
Vuelve el jefe a los pocos días, y repite la cantinela:
- ¡Jao!, rostro pálido: gran jefe, no caca.
El farmacéutico le entrega unas grajeas del tamaño de un donuts:
- Tómese dos de éstas cada media hora.
Al día siguiente, el jefe, pálido y tambaleante, entra en el local y con un suspiro hecho voz dice:
- ¡Jao!, rostro pálido: gran caca, no jefe...

jueves, 11 de febrero de 2010

¡Incomprensible!

Ésta es una de esas historias que para mí resultan incomprensibles, pero que la Justicia dilucida con velocidad meteórica (sorprendentemente) y dudosa fiabilidad (desde mi punto de vista)
Son ya varios los casos en los que un condenado por abusos sexuales (¿qué pruebas avalaban la acusación?) resulta exculpado meses, o años, después por mor de las circunstancias. Eso sí, el tiempo que ha pasado en el "talego" no se lo quita ni su padre, y, por supuesto, la acusadora se queda tan tranquila, lo que no dice mucho en favor de la "justicia".
Pero vayamos al meollo del asunto: Un señor convive con una señora en París, allá por la década de los 60 del siglo pasado (suena lejos, ¿eh?) En 1966, poco después de nacer su segunda hija, ella decide regresar a España con sus niñas y él se queda en Francia, o sea, lo que se dice una ruptura sentimental en toda regla. Transcurren casi cuatro décadas sin contacto alguno entre ellos, cuando el hombre, que ya reside en España, acude a un conocido programa de televisión para intentar localizar a sus hijas. Tiene éxito y consigue reunirse con la más pequeña, que a la sazón cuenta 38 añazos (o sea, que no es ninguna niña) La mujer (su hija) le visita en varias ocasiones, y el 6 de Junio de 2004, en Torremolinos, él la besa en la boca (?) Durante el viaje de regreso a casa, parece ser que intenta manosearla y demás. Por la noche, ya en su residencia, se mete en su cama pero ella lo rechaza. No obstante, a lo largo de los días siguientes, el padre descastado y lujurioso insiste, y logra consumar la penetración (que, como su nombre indica, es la tracción del pene), lo que provoca que el día 17 del mismo mes (¡once días después del primer ataque sexual!), la joven llame por teléfono a una amiga de Sagunto contándole la situación, y entra las dos elaboran un burdo subterfugio para conseguir que la maltratada eluda el cerco del abominable sátiro. Copio ahora textualmente:

"El tribunal no ha creído la versión del acusado, quien aseguró que su hija se lo inventó todo para vengarse de él por haberla abandonado cuando era pequeña. La sentencia añade que la falta de capacidad de Antonia para reaccionar ante la actitud de su padre se debe, según los psiquiatras, «a ciertas limitaciones que padece la víctima para responder ante tales hechos, a causa de la falta de apoyo social que ha sufrido durante toda su vida». La sentencia que condena al hombre por un delito continuado de abusos sexuales no es firme.
"

Pero, de momento, al buen señor le han caído siete añitos entre rejas, y yo me pregunto, ¿cómo puede la Justicia estar tan segura, sin sombra de duda (por lo de la presunción de inocencia, digo), de que los hechos sucedieron tal y como los narró la demandante?; ¿cómo es posible que una mujer de 38 años no pueda eludir el ataque de un tío de 65?; ¿por qué soportó la embestida de la fiera durante once días, pudiendo haberle desfondado de un bofetón en la oreja izquierda y haberse largado luego a su casita tan campante? Lógicamente, carezco de la suficiente materia de juicio, pero me da la impresión, como en otras ocasiones, de que aquí hay algo raro, y más vale que alguien lo compruebe cuanto antes en evitación de males mayores, como, por ejemplo, que el condenado tenga que ir de la cárcel a la residencia de ancianos sin pasar por la vía pública ni para tomar el aire.
¡Ah!, y la explicación de los psiquiatras, tela marinera...

miércoles, 10 de febrero de 2010

Contaminación china

Yo siempre digo que la memoria humana (la de los elefantes es proverbialmente buena) es débil.
Antes de la famosa Cumbre de Copenhague contra el cambio climático, el señor Obama, presidente de los Estados Unidos de América, realizó un viaje a China, se entrevistó con los principales dirigentes del régimen (a pesar de ser comunistas, o sea muy malos), y volvió a casa bastante satisfecho de su visita. ¿Por qué? ¡Y yo que sé...! Pero, ¿alguna vez se han enterado ustedes de lo que hablan los grandes hombres de nuestro mundo? Nunca jamás. Ni se enterarán, pierdan cuidado. Pero, como la memoria es débil, ya habíamos olvidado el viaje en cuestión.
Sin embargo, ¡oh!, magia de las modernas comunicaciones, ahora descubro una información que resulta de lo más interesante. Los Estados Unidos, China e India son los países más contaminantes del mundo, pero China y Estados Unidos parecen haber encontrado un camino que recorrer cogidos de la mano, en pro de los intereses comunes de ellos, que no son los del resto del universo mundo. En base a tales intereses, jamás firmarán protocolo alguno que les obligue a renunciar a sus "desafueros" económicos. Lo bueno que tiene la situación es que dentro, por ejemplo, de tres mil años, no habrá nadie vivo para comprar sus productos. Y aunque la memoria de la Humanidad es débil, hay cosas que nunca se olvidan, y otras que no merecen la pena de ser recordadas.

martes, 9 de febrero de 2010

Caníbales



El jefe de la tribu caníbal contempla desde su trono las actividades del poblado, fundamentalmente las que lleva a cabo el cocinero, que está guisando su especialidad: explorador a las finas hierbas.
De pronto, el cocinero agarra el cazo y descarga varios golpes furibundos sobre la cabeza del explorador.
Esto no gusta al jefe, que sigue observando con atención.
Al poco, el cocinero vuelve a golpear con el mismo cazo al explorador, que intenta esconderse dentro de la olla.
El jefe se dispone a intervenir, pero viendo que las aguas vuelven a su cauce sigue sentado, disfrutando de la tranquilidad matutina.
Pero una vez más el cocinero golpea sin piedad al explorador, utilizando la misma herramienta culinaria. El jefe se pone en pie y, seguido por sus escoltas lanza en mano, se acerca y dice:
- ¡Joder!, vale que hemos capturado al explorador en nuestra tierra sagrada; vale que es nuestro alimento preferido; vale que va a ser nuestro plato principal hoy, ¡pero no es necesario que le maltrates de esa forma, carajo...!
- ¡Pero si es que el cabrón se está comiendo todas las patatas...!

sábado, 6 de febrero de 2010

Solidaridad












¿Os habéis fijado en lo curiosos que somos los seres humanos? Hay una desgracia en cualquier parte del mundo, y se recaudan fondos hasta en los puticlubs; nos encontramos con un mendigo en plena calle, y damos un rodeo para esquivarle.
Seamos generosos y comprensivos siempre. Dadle algo. ¿Que se lo gasta en vino...? También gran parte de lo recaudado para Haití se perderá en el camino, ¡seguro!
Pero si hemos hecho lo correcto, ¿qué nos importa lo que hagan ellos?

Vergüenza infantil

Lo acabo de recibir. Todavía está calentito.




- Paquito, ¿de qué trabaja tu papá?
- Abogado, señorita..
- ¿Y el tuyo, Susanita?
-Ingeniero, señorita.
- Y el tuyo, ¿a qué se dedica, Silvina?
- Es médico, seño.
- ¿Y el tuyo, Jaimito?
- Él baila por la noche en una discoteca gay.
- ¿¿¿Cómo???? - pregunta la maestra sorprendida.
- Si, seño. Baila vestido de mujer, con un tanga de tiritas con lentejuelas. Los hombres le dan azotitos en el trasero y le ponen billetes en el elástico del tanga. Luego, si se tercia, practica el sexo oral o se hace penetrar para sacar unos euros más, y algunas veces se lo monta con dos o tres negros, que es lo que más le gusta.
La profesora rápidamente les pide a los otros chicos que salgan del aula, camina hasta Jaimito y le pregunta:

- Jaimito, ¿tu padre realmente hace eso?
- No, seño. Ahora que no hay nadie se lo puedo decir... Mi padre es asesor económico de la Presidencia del Gobierno, ¡¡pero me daba vergüenza decirlo delante de mis compañeros...!!