En este blog se permite fumar, aunque recomiendo no hacerlo en agradecimiento a una excelente homeópata a la que debo mucho. Se prohibirá terminantemente el día en que desaparezcan las armas atómicas, las centrales nucleares y sus residuos, la contaminación, la desertización y la pederastia. ¡Ah!, se me olvidaba, también se pueden dejar comentarios.

lunes, 24 de septiembre de 2012

A la estupidez (Poema)




A LA ESTUPIDEZ


¡Oh!, estupidez humana,
justificante bálsamo
que no alivia ni cura,
pero sí disimula las heridas.
Estupidez disuelta
en melifluas veladas sonrosadas
de barra abierta,
dudosos caballeros
y engalanadas damas.
Estupidez, más profunda
que la mar océana;
más refulgente
que el alma incandescente
de la mayor estrella;
aullido poderoso,
clamor intemporal
que inútil clama al Cielo
en un ancho de banda
de frecuencias ignotas,
que el oído del hombre
no percibe.
Estupidez:
paja en el ojo ajeno,
viga en el propio,
que ni podemos
ni queremos ver.
Estupidez:
vocablo escrito en rojo
con sangre derramada en mil batallas
por tantos infelices
que, estúpidos, creyeron las palabras
de guías y maestros,
de sabios y tiranos
—estúpidos falsarios—,
y, sin pensar,
pensaron que morir obedeciendo
era la gloria,
y jugarse la vida a cara o cruz,
en beneficio de otros,
la victoria.
Estupidez vestida de adefesio,
siguiendo los dictados de la moda.
Estupidez en bodas y congresos,
bautizos, funerales, manifiestos,
eventos deportivos y decretos.
Soberbia estupidez
del ser humano
que, siendo el más perverso
y vil gusano,
pretende dominar el universo.
¡Despierta, padre Adán,
y contempla tu raza, divertido!
Después de cien mil años,
nos hemos convertido
en una ínfima nuez
a punto de caer del árbol de la vida;
en una frágil nuez
que está podrida
por esa enfermedad inadvertida
llamada estupidez.
(Servidor de ustedes)

4 comentarios:

  1. Ya en la época de Adán estaban los estúpidos Joe, la diferencia radica en que la estamos perfeccionando y las noticias corren más rápido, por internet claro. No me asombra la estupidez humana, lo que me asombra es que sigamos vivos. ¿Una poesía hecha con enojo o con pena? Un abrazo amigo, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Hecha con el corazón, Lyliam. Un abracete para ti también.

    ResponderEliminar
  3. que buen poema interesate pero quien es el autor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu elogioso comentario, colega. El autor soy yo, evidentemente. Saludos.

      Eliminar