En este blog se permite fumar, aunque recomiendo no hacerlo en agradecimiento a una excelente homeópata a la que debo mucho. Se prohibirá terminantemente el día en que desaparezcan las armas atómicas, las centrales nucleares y sus residuos, la contaminación, la desertización y la pederastia. ¡Ah!, se me olvidaba, también se pueden dejar comentarios.

jueves, 4 de julio de 2013

Día de suerte (Microrrelato)





Despertó entre los cartones que le protegían del frío en aquella estación de "metro", y se puso en pie trabajosamente para dirigirse con paso cansino hacia las escaleras que conducían a la gran ciudad. 
Acariciaba con cariño los 25 centavos que llevaba en el bolsillo derecho de su destrozado y sucio pantalón, toda su fortuna. 
Sonrió. Estaba seguro de que aquél iba a ser un gran día para él, un verdadero día de suerte.
Y no se equivocaba.
Media hora después murió de inanición frente al mejor restaurante de la ciudad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario