En este blog se permite fumar, aunque recomiendo no hacerlo en agradecimiento a una excelente homeópata a la que debo mucho. Se prohibirá terminantemente el día en que desaparezcan las armas atómicas, las centrales nucleares y sus residuos, la contaminación, la desertización y la pederastia. ¡Ah!, se me olvidaba, también se pueden dejar comentarios.

jueves, 28 de enero de 2016

Al atardecer





AL ATARDECER


Muere el maldito día
desparramando su sangre luminosa
sobre los lomos
azules y distantes
de la bravía sierra y escabrosa.
Las sombras de la noche
son negras cuchilladas de tinieblas
que hieren alevosas
el corazón de un Sol
apenas escudado por la niebla.
Muere de nuevo el día
y a su cósmica tumba arrastrará,
como otras veces,
mis sueños y quimeras
bajo el mirar burlón de las estrellas.
La oscuridad silente
me envolverá muy pronto con su manto,
urdido de recuerdos
de amores y esperanzas,
preñado de sollozos y de espanto,
y esperaré turbado
nacer a un nuevo día, como el Sol.
Herido el corazón y roto el pecho,
esclavo de esta frígida prisión,
cegado, mutilado, contrahecho,
sólo en tu amor está mi salvación.

martes, 19 de enero de 2016

Vago




Levantarse de la cama es un trabajo horrible que debería estar prohibido.
Además, uno empieza a pensar en todas las cosas que están por hacer, y el agotamiento se hace dueño y señor de los músculos del cuerpo, que empieza a pesar el doble o el triple.
¡Ay!, que casi no tengo          fuerzas      ni para                    apretar las teclas.
Voy a      inten    tar     llegar        has                      ta     el                  dor  mi              torio.
Bue                    nas                            no                           ches                        a                  tod@s.


sábado, 16 de enero de 2016

El Despertar de la Fuerza y la sopa de pollo




Cuando era pequeño y estaba malito, mi mamá me preparaba una deliciosa sopa de pollo que yo engullía placenteramente, aunque las amígdalas casi no me permitieran tragar. Recuerdo que cocía unos pedacitos de ave, acompañándolos con cebolla, ajo, zanahoria y puerro, y luego añadía un chorrito de aceite de oliva y unas estrellitas de pasta para darle consistencia. Quitaba las verduras -que no me gustaban, como a cualquier niño-, y la sopa estaba presta para ser consumida. Me encantaba.
De mayor me aficioné a la montaña y a la acampada, y por ello en muchas ocasiones consumimos sobres de sopa de pollo de diferentes marcas (Knorr, Gallina Blanca, Maggi), pero ya no era lo mismo...
Después de ver La Guerra de las Galaxias, El Imperio Contraataca y El Retorno del Jedi, StarWars-El Despertar de la Fuerza es igual que comer sopa de sobre. Sin más.
Por cierto, descanse en paz Han Solo.
Que la Fuerza os acompañe.


A Lucía







A LUCÍA

(4 de junio de 2000) 



Deliciosa florecilla
de los llanos parameros
que rompen Eslas y Dueros
alanceando Castilla;
revuelo de mariposa;
gracejo de mariquilla;
fresca quietud de capilla;
castellana primorosa;
santa y bendita inocencia;
fragante aroma de rosa
que perfuma la brumosa
madrugada de Palencia
y se incendia bajo el Sol,
esparciendo sus esencias
para envolver las ausencias
en cortinas de arrebol:
Malhaya quien tu nobleza
—refundida en el crisol
del campesino español—
no venere y tu majeza.
Que no se mide la altura,
ni el honor, ni la grandeza,
ni la honradez, ni la alteza
de la humana criatura
por la alcurnia de su cuna,
sus forzadas aposturas,
su presupuesta bravura
o su cuantiosa fortuna,
pues que la gloria se alcanza
enfrentando las hambrunas
y las miserias perrunas
con valerosa confianza.
Si naciste de pastores
y entre gentes de labranza
ensalzaste tu crianza
con dichos y con labores.
Maldito sea mil veces
el que te guarde rencores,
y quien te dé desamores
a todos los santos rece,
pues siempre habrá un caballero
que, con la fuerza de trece,
justicie al que lo merece
porque te ofendió primero.
Malhaya en noche y en día,
de la alta nube al estero
y desde enero hasta enero,
quien no te quiera, Lucía.