En este blog se permite fumar, aunque recomiendo no hacerlo en agradecimiento a una excelente homeópata a la que debo mucho. Se prohibirá terminantemente el día en que desaparezcan las armas atómicas, las centrales nucleares y sus residuos, la contaminación, la desertización y la pederastia. ¡Ah!, se me olvidaba, también se pueden dejar comentarios.

jueves, 30 de marzo de 2017

Aviso a navegantes

Se está haciendo habitual que, al intentar acceder a una página web, aparezca este pintoresco mensaje en nuestra pantalla:

Tu navegador utiliza un bloqueador que impide que esta página funcione correctamente

Podría afectar a:
  • Comportamientos de publicidad
  •  
  • Acciones multimedia
Queremos ofrecerte la mejor información

¿Nos ayudas?


Pues bien, creo mi deber informar a estos señores (a título personal, claro) de que, como considero la publicidad una actividad intrusiva e indeseable, nunca jamás desactivaré mi bloqueador de anuncios y nunca jamás intentaré volver a su página. 
He dicho.

sábado, 18 de febrero de 2017

Del reino mineral (Poema)




DEL REINO MINERAL


La pose sonriente,
hierática y forzada
de una estatua de mármol;
mirada penetrante
de azabache
fundida en pedernal
con soberbios destellos
de diamante;
mejillas de alabastro
inmaculadas,
puras,
e impasibles
y duras,
en las que
ni cariño ni bondad
dejaron rastro;
cruel boca de rubí;
dientes de nácar;
firmes y airados senos
de obsidiana;
cabellos de oro puro;
muslos prietos y duros
como acero;
pies de blanco marfil
y andar seguro,
que ponen en los míos
mil pasos vacilantes
e inseguros;
mente de sílice;
alma de cuarzo;
cerrado y oxidado corazón
de magnetita;
sentimientos de plomo;
impenetrable amor
forjado en malaquita...
Creo que eres,
más que mujer fatal
y ansiada amante,
un vil representante
de los seres
del mundo mineral.
(Servidor de ustedes)

lunes, 23 de enero de 2017

Contabilidad analítica (poema)





CONTABILIDAD ANALÍTICA


Mil una, mil dos, mil tres,
cuento las estrellas
cuando no me ves,
mil una, mil dos, mil tres,
y las olas locas
con brillo de pez.
Mil una, mil dos, mil tres,
recorro las leguas
detrás de mis pies,
mil una, mil dos, mil tres,
buscando en tus brazos
otro amanecer.
Mil una, mil dos, mil tres,
tu desdén me hiere
una y otra vez,
mil una, mil dos, mil tres,
y a pesar de todo,
pérfida mujer,
mil una, mil dos, mil tres,
me voy de tu lado
pensando en volver.
(Servidor de ustedes)