En este blog se permite fumar, aunque recomiendo no hacerlo en agradecimiento a una excelente homeópata a la que debo mucho. Se prohibirá terminantemente el día en que desaparezcan las armas atómicas, las centrales nucleares y sus residuos, la contaminación, la desertización y la pederastia. ¡Ah!, se me olvidaba, también se pueden dejar comentarios.

martes, 28 de septiembre de 2010

Libertad



L I B E R T A D

¡Oh, Dios!, cuán hermosa doncella

danzaba esplendorosa en la floresta,

tan bella como Venus,

tan servicial y fuerte como Vesta,

desnuda toda ella.

¡Qué perfectos sus senos!

¡Qué sangrientos sus labios deseables!

¡Qué armonioso su cuerpo

mostrando bajo el fuego de la tarde

sus perfiles serenos!

Ardiente como el ciervo

que disputa feroz en la berrea

por conseguir una hembra,

quise verter mi amor sobre la bella

con instinto protervo,

mas como una gacela

ocultóse veloz entre la fronda

hurtada a mi deseo,

y las sombras

verdosas y profundas

cubrieron su carrera.

Lo mismo que Perseo

anhelando de Andrómeda el amor

corrí tras ella,

impulsado por un fuego y un valor

dignos de Prometeo,

y al fin hallé a mi perla

descansando yacente sobre un prado

de confortable yerba,

junto al límpido arroyo rodeado

de lindas madreselvas.

¡Maldita mi alma negra!

Protegiendo a la débil criatura,

semblante y gesto fieros,

cuatro escuderos de ciclópea factura

me cerraban la senda.

Enormes coraceros despiadados,

con la espada en la mano

aguardaban mi embate,

y fui un cobarde enano

ante aquellos guerreros.

Huía por el monte

cuando escuché la voz de la doncella,

sardónica y mordaz,

vibrante como el brillo de una estrella,

gentil mas detonante:

—¡Mi nombre es Libertad!

¡Si quieres conseguirme, pobre humano,

en toda mi belleza,

no emplees tu vigor en actos vanos

de escasa utilidad:

lucha con entereza

contra el miedo que embota tus sentidos!

¡No importa el resultado

del combate que hoy has eludido,

cegado en tu vileza!

¡Tan sólo por luchar con gallardía

seré tu premio grato,

y gozarás en mí todos los días

tus triunfos esforzados!

¡Requiero tu confianza y tu valor,

si no... no hay trato!

domingo, 26 de septiembre de 2010

La meada del agente



Nunca había visto a un agente de la autoridad meando, pero suponía que eran hombres de carne y hueso, y que lo hacían igual que los ciudadanos de a pie.
Hoy he recibido, vía mail, la confirmación de esta sospecha.
Los policías -incluyendo a los miembros de la Guardia Civil- mean como nosotros.
Es más, si no encuentran un váter en el momento preciso, se mean en cualquier sitio, lo mismo que nosotros.
¡Dios les bendiga!
Qué bonito es comprobar que al fin, de uniforme o de paisano, con traje o chándal, ricos o pobres, tomos somos hijos de Dios.
Por cierto, felicitaciones al agente en cuestión: además de tener un tamaño muy aceptable, su pito es muy fotogénico.

sábado, 25 de septiembre de 2010

No hay novedad, señora baronesa

El otro día me puse a buscar este tema musical de los años 30 -o por ahí-, que cantaba mi madre antaño mientras quitaba el polvo, y no pude encontrarlo. Así que me lo he montado a mi manera, para general conocimiento y a los oportunos efectos. Por supuesto, es una tontería, pero me lo he pasado bomba...
Os incluyo las letras en francés y español, para que completéis este capítulo histórico-cultural.
De nada.


Allo?
Allo allo James
Quelles nouvelles?
Absente depuis quinze jours,
au bout du fil
je vous appelle,
Que trouverai-je a mon retour?

Tout va très bien, madame la marquise,
tout va très bien, tout va très bien.
Pourtant il faut, il faut que l´on vous dise,
on deplore un tout petit rien,
un incident, une betise:
la mort de votre jument grise

Mais à part ca, madame la marquise,
tout va très bien, tout va très bien.

Allo allo Martin,
quelle nouvelle?
Ma jument grise, morte aujourd hui?.
Expliquez-moi, cochet fidele,
comment celà c´est il produit?
Celà n´est rien, madame la marquise
Celà n´est rien, tout va très bien.
Pourtant il faut, il faut que l´on vous dise,
on deplore un tout petit rien:
Elle a peri dans l´incendie
qui detruisit vos ecuries.

Mais à part ca madame la marquise,
tout va très bien, tout va très bien.

Allo, allo, Pascal
quelle nouvelle?
Mes ecuries ont donc brulées.
Expliquez-moi, mon chef model,
comment cela s est il passé?

Celà n´est rien, madame la marquise,
celà n´est rien, tout va très bien.
Pourtant il faut, il faut que l´on vous die,
on deplore un tout petit rien:
Si l´ecurie brulat, madame,
c´est qu'le château etait en flamme.

Mais a part cà, madame la marquise,
tout va très bien, tout va très bien.

Allo allo Lucas,
quelle nouvelle?
Notre chateau est, donc, detruit.
Expliquez-moi, car je chancelle,
comment celà s´est il produit?
Et bien voilà, madame la marquise:
Apprenant qu´il eté ruiné,
a peine fût il revenû de sa surprise,
qu'monsieur l'marquis s´est suicidé.
Et c´est en ramassant la pelle
qu´il renversa toutes les chandelles,
mettant le feu a tout l'château,
qui s'consummat de bas en haut.
Le vent, soufflant sur l´incendie
le propageat sur l´ecurie.
Et c´est ainsi qu´en un moment
on vit périr vôtre jument.

Mais à part cà, madame la marquise,
tout va très bien, tout va très bien



José, José aquí la Baronesa
que llegó anoche a la ciudad.
José, José dame por preguntarte
si en el palacio hay novedad.

¡No hay novedad, señora Baronesa!
no hay novedad, no hay novedad.
Sólo pasó que anoche la robaron
las perlas de su gran collar.
Y, que también un terremoto
a la techumbre hizo volar.
Por lo demás, aquí no pasa nada
¡No hay novedad, no hay novedad!

Ramón, Ramón, Ramón del alma mía
mi confianza pongo en ti.
Ramón, Ramón mi mente desvaría
dime que pasa por ahí.

¡No hay novedad, señora Baronesa!
no hay novedad, no hay novedad.
Sólo pasó que un rayo cayó anoche
y el palacio hizo un solar.
Y, que después lo que quedaba
se lo ha llevado el huracán.
Por lo demás, esto es un paraíso.
No hay novedad, no hay novedad.

Manuel, Manuel te llamo desde Esquerdo
donde he ingresado antes de ayer.
Manuel, Manuel, estoy que araño y muerdo
di la verdad criado fiel.

¡No hay novedad, señora Baronesa!
no hay novedad, no hay novedad.
Contesta usted desde la casa el perro
porque tampoco el perro está.
Todo acabó, ni a los bomberos
les queda nada que hacer ya.
Por lo demás, la cosa está tranquila,
no hay novedad, novedad.

¡No hay novedad, señora Baronesa!
no hay novedad, no hay novedad.



martes, 21 de septiembre de 2010

La violeta y el guerrero


LA VIOLETA Y EL GUERRERO



Con ronca voz de trueno

habló el guerrero,

encendidos los ojos

como el fuego,

empuñando el acero:

—¿Quién eres tú,

que osada te interpones

en mi senda,

cortándome el camino

a mí,

que miles de enemigos

degollara, feroz,

en la contienda?

—Soy tan sólo, señor,

humilde violeta;

la más sencilla flor,

la más discreta;

mensajera de amor

entre poetas,

y amiga predilecta

del dulce ruiseñor.

—¡Por Dios, que tu soberbia

no tiene parangón,

vil criatura!

¿Menosprecias mi audacia

y mi valor

probado en cien batallas,

pensando que un guerrero

como yo

debiera respetar

tu ínfima talla

y conservar tu vida,

desviando el pisar

de su caballo

por cualquier otro camino

de la España?

—No conocí a mis padres,

buen señor,

y no poseo hacienda,

ni tengo mediador

o alguien que me defienda.

Apelo a tu linaje

de noble caballero

para seguir aquí,

viviendo humildemente

en el sendero.

—¡Aléjate de ahí,

o probarás

el filo de mi acero!

—No tengo a donde ir;

ésta es mi casa.

Apiádate de mí:

rodea y pasa.

—¡No lo verán los cielos!

El campo es infinito

y escaso tu equipaje,

emprende, pues, el viaje,

o pongo finiquito,

sin ambages,

a tus burdos anhelos.

—Madre Naturaleza

castigará, ejemplar,

tu injusticia sin par

y tu vileza.

Fuese la violeta

llorando su dolor

entre la yerba amiga,

en el postrer adiós

de una mendiga

sin rumbos y sin metas,

y quedó el caballero

erguido en la montura,

saboreando soberbio

en su locura

las mieles del poder,

la grata euforia

de contar en su haber

otra victoria.

Abriéronse los cielos

y la voz del Sin Nombre,

detonante,

oyóse en todo el orbe:

—¡No es gloria de guerrero,

hombre malvado,

ni obrar de caballero,

al débil despojar,

ni al ultrajado

con ahínco ultrajar!

Cubriéronse los montes y llanuras

con celajes de niebla,

desde el fondo del valle

a las alturas,

y dijo así el Señor,

entre tinieblas:

—Has arrojado

a mi humilde criatura

al pozo del dolor

y el sufrimiento,

robándole la paz

sin miramiento,

su hogar

y su sustento.

Vagarás como ella

tristísimas jornadas

sin encontrar tu casa;

sin contemplar el Sol,

la Luna o las estrellas;

ciñéndote la niebla

cual mortaja.

Encontrarás la paz

cuando la dama

más virtuosa

y discreta

ponga en riesgo su fama,

ofreciendo

a su esquivo galán

una violeta.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Instrucciones de seguridad

Estas instrucciones de seguridad son absolutamente reales. Las transcribo del correspondiente manual, que obra en mi poder:

* Manténgalo fuera del alcance de los niños.

* Compruebe periódicamente el estado correcto del artículo. No lo utilice cuando presente defectos o daños aparentes. En tal caso, confíe su reparación únicamente a un taller autorizado.

* No modifique ni repare Ud. mismo el artículo. Las reparaciones inadecuadas pueden provocar daños imprevisibles. Póngase en contacto con nuestro servicio de producto.

* No lo utilice para golpear, etc. Peligro de lesiones.

* No lo agarre por los agujeros para ajustar la longitud y preste atención a no pillarse los dedos. Peligro de lesiones.

* Camine siempre sobre una superficie firme, por ejemplo, caminos pavimentados o asfaltados. Sobre una superficie blanda podría hundirse y hacerle perder el equilibrio.

* No use productos de limpieza corrosivos o abrasivos para limpiarlo.

¿De que estamos hablando?
¿De un "Ferrari"? ¿De un rifle con mira telescópica? ¿De un ordenador de última generación? ¿De un "F-18? ¿De una central nuclear?
Pues no, señor.
De un puñetero bastón.



Nos tomarán por tarados, ¿o qué?
¡Hay que joderse...!
¡Ah!, y que conste que entre tantas instrucciones no hay ninguna que hable de cómo recuperarlo en caso de pérdida. Que se lo digan a mi cuñado, que todavía debe de andar buscándolo por el Camino de Santiago.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Adiós a José Antonio Labordeta

Me he despertado hoy, domingo, en un precioso día soleado, para recibir la triste noticia del fallecimiento de José Antonio Labordeta.
El día se ha vuelto gris, a pesar de los rayos del Sol mañanero, y nubes invisibles de dolor y pesar han rodeado mi corazón.
Labordeta era uno de esos pocos hombres que merecerían la Eternidad física y permanente, para que el resto de sus congéneres pudiera tomarle como patrón y guía de todos sus actos. Siempre mesurado, claro, concreto, directo y sin aspavientos, José Antonio Labordeta se hacía querer; se hacía imprescindible sin darse cuenta de ello y sin que los demás lo notaran.
Yo creo que más que un gran hombre era un ENORME BUEN HOMBRE.
Que allí donde estés, José Antonio, te llegue el fraternal abrazo de este humilde ciudadano que, como tú, ama la libertad y la justicia por encima de todo.
Descansa en paz, amigo.





sábado, 18 de septiembre de 2010

Verduras volantes sobre China


Todos sabemos, porque los divulgadores y científicos escépticos así nos lo han hecho saber por activa y pasiva -y porque si no estamos de acuerdo somos unos tarados oligofrénicos-, que los OVNIs no existen. Por supuesto, no seré yo quien ose intentar rebatir tal punto de vista.
Ahora bien, en los últimos tiempos se han producido abundantes avistamientos de patatas volantes, cebollas refulgentes, pimientos supersónicos y lechugas piriformes sobre China, que han causado problemas en el tráfico de algunos aeropuertos. Me permito invitar al lector a que ojee estos eventos tan curiosos, para que goce y disfrute de las maravillas de la Naturaleza.
Ahora, por supuesto, si los OVNIs existieran serían muy parecidos a estas cosas.
¡Joder que sí...!