En este blog se permite fumar, aunque recomiendo no hacerlo en agradecimiento a una excelente homeópata a la que debo mucho. Se prohibirá terminantemente el día en que desaparezcan las armas atómicas, las centrales nucleares y sus residuos, la contaminación, la desertización y la pederastia. ¡Ah!, se me olvidaba, también se pueden dejar comentarios.

viernes, 7 de enero de 2011

Los tocapelotas


Éramos pocos y parió la abuela...
Siempre se dijo que no había que matar al mensajero, pero me parece que los tiempos están cambiando, y hoy en día es el mensajero -los medios de comunicación- el que tiene la mayor parte de la culpa.
Nos están volviendo locos en los aeropuertos con el asunto de la seguridad, y van los chicos de France-2 TV y se suben a sendos aviones en París y Marsella, portando en sus maletas una pistola desmontada. ¡Y luego lo difunden a bombo y platillo...! Pero, ojo, no para fanfarronear, claro está, sino para demostrar que los funcionarios de seguridad no están preparados.
¡Nos han jodido...!
Si hasta ahora nos teníamos que quitar hasta el cinturón, a partir de hoy nos pondrán en pelotas cada 10 metros, y nos revisarán el equipaje sesenta y cuatro veces.
Yo no sé si la gente nace así de idiota, o es que se entrena a fondo...

2 comentarios:

  1. Pués siempre existe la posibilidad de pasar un cuchillo de cerámica u obsidiana, aunque no lo enfundes al estilo "Papillón".
    Un abrazo rompecostillas al mejor estilo Joe Louis, el bombardero de Vittoria.

    ResponderEliminar
  2. O un abrazote rompecostillas, como el que te propicio inmediatamente, Gus.

    ResponderEliminar